sep. 14
Cómo superar la astenia estacional

Pese a que no es un asunto grave y solo se trata de un trastorno temporal, la astenia otoñal puede afectar a nuestro bienestar diario, pero sus efectos pueden paliarse con hábitos y alimentación saludables.

Durante el otoño muchas personas notan bajones anímicos por la disminución de las horas de luz y las consecuentes afecciones hormonales. El organismo genera menos serotonina (conocida popularmente como “la hormona de la felicidad") y más melatonina (la inductora del sueño). Así se explica esa característica falta de energía y la sensación de somnolencia.

Hay otros síntomas, además, que pueden indicarnos que estamos pasando por un episodio de astenia estacional. Es importante identificarlos:

  • Sueño excesivo
  • Sensación de cansancio sin hacer esfuerzos
  • Ánimo bajo
  • Irritabilidad
  • Cefalea
  • Dificultad en la concentración
  • Disminución de la libido

​​Para combatir estos síntomas y hacer frente a la astenia podemos seguir una serie de consejos que nos pueden ayudar a mejorar. 

  • Duerme bien – Es importante dormir alrededor de 7 u 8 horas pero también mantener unos horarios de descanso lo más estables posibles, acostándonos y levantándonos a las mismas horas y evitando trasnochar. Tener el dormitorio con la mayor oscuridad posible beneficia la producción de melatonina. Evita el uso de dispositivos electrónicos (ordenador, móvil o tablet) antes de dormir. 
  • Recuerda hacer ejercicio – La actividad física nos hace fabricar endorfinas, que nos ayudan a sentirnos optimistas y menos apáticos.
  • Recárgate de energía con el sol – Tomar el sol de 10 a 15 minutos cada día ayuda a compensar la disminución de horas solares y a generar la ansiada serotonina con la que nos sentiremos más vitales.

Además, durante estos meses debemos poner especial atención a lo que comemos si queremos mantener lejos la temida astenia. El consumo de alimentos ricos en vitaminas como el pescado azul, los frutos secos, legumbres, frutas y hortalizas está más que recomendado. También conviene incidir en el consumo de hidratos de carbono complejos como los que se encuentran en el arroz o la pasta, preferentemente integrales.

En cualquier caso, la duración de los síntomas no debería superar las tres o cuatro semanas. Si la sensación de cansancio y fatiga se prolongan en el tiempo, es conveniente consultar con un médico.

















Comentarios

No hay comentarios sobre esta entrada de blog.