ago. 12
Cuidar la dieta en verano

El verano puede ser una época complicada para los buenos hábitos en alimentación. Nos relajamos, tenemos más vida social y es normal tomarnos ciertas licencias con relación a lo que comemos. Sin embargo, es recomendable conocer y adoptar algunas recomendaciones para seguir cuidando nuestra salud.

  1. Hidrátate correctamente. En verano es muy importante incrementar la ingestión de líquidos. Con el calor, nuestro cuerpo pierde más agua y no es difícil sufrir una deshidratación. Bebe principalmente agua y controla el consumo de bebidas alcohólicas y refrescos.
  2. Distribuye las comidas. Los horarios en verano y las vacaciones pueden trastocar nuestros horarios habituales, pero es preferible realizar 4 o 5 comidas más ligeras a concentrar la ingesta en el almuerzo o la cena.
  3. Recuerda comer frutas y verduras. Además de ser alimentos saludables, tienen un alto contenido en agua y son de fácil digestión. Apuesta por las frutas y verduras de la temporada
  4. Realiza actividad física. Dar paseos o practicar deportes de intensidad moderada hará que te sientas mejor y te ayudará a quemar el exceso de calorías.
  5. Modérate con los postres. El calor puede hacer que te apetezca comer helados tras las comidas, pero recuerda consumir también frutas o lácteos saludables.
  6. Come más pescado. Es un alimento con mayor contenido en agua que la carne y, además, favorece una digestión más fácil y rápida.
  7. Apuesta por las sopas y cremas frías de verduras. Son una opción muy recomendable: son ligeras y tienen nutrientes.
  8. Intenta equilibrar los “caprichos" que te concedes durante el verano como dulces o aperitivos fritos con la ingesta de frutos secos u otros alimentos saludables.

En verano se busca pasarlo bien, desconectar y descansar, pero es posible y recomendable hacerlo pensando en nuestra salud.

Comentarios

No hay comentarios sobre esta entrada de blog.